444

Pese a que el “Operativo Sapucay” ya no ocupa espacio en los medios y las fuentes tribunalicias han callado, en el Ministerio de Seguridad reconocen que se está avanzando con una investigación paralela que podría tener sus primeros resultados en el mediano plazo, dado que se busca establecer la conexión con los proveedores de drogas a los detenidos en Corrientes con una red de trata de mujeres  para prostituirse y de distribución de drogas que operaría en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en especial, los alrededores del Shopping Abasto, en el barrio de Almagro.

Pese al hermetismo de la investigación, todo habría surgido al ver un fuerte incremento de la venta de drogas entre aquellos travestis que ejercen la prostitución en las zonas de Once, Almagro, Constitución, Flores y los Bosques de Palermo que serian proveídos por argentinos que formaban parte de la banda que estaba relacionada con los detenidos del “Operativos Sapucay” y, otra, por el cartel peruano que opera desde la Vila 1-11-14 y la recién desbaratada Villa 20.

Diferenciemos. Desde hace unos cinco años, comenzó desde Perú una oleada de inmigración de prostitutas incentivada por grupos narcos locales que tiene controlada la Villa 1-11-14. El objetivo: usarlos como distribuidores y vendedores de droga, dada la “protección” que tiene el comercio de sexo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Con el paso de los meses, lo que se conoce con el nombre genérico de “La Banda de los Paraguayo”, comenzó a imitar esa forma de reparto y venta. Y este segundo grupo era con el cual trabajaban los detenidos en el “Operativo Sapucay”.

Según las fuentes consultadas, las prostitutas suelen ser usada de “gancho” para atraer clientes a las zonas calientes, pero son los travestis los encargados de tener la droga. ¿Los motivos? Corren más rápido, pegan más fuerte y no dudan de actuar en grupo en caso de que alguien quiera meterse con su “negocio”. Ese “giro” lo dieron los peruanos, que comenzaron a cambiar la forma de venta de drogas en ciertos niveles y grupos sociales.

Pero quien estaría a cargo de “reclutar” chicas interesadas a venir a ejercer la prostitución a la Ciudad de Buenos Aires para la llamada “Banda de los Paraguayos”  sería una vieja conocida en esta investigación: Sonia Beatriz Mantilla Castro, que sería el nexo entre diversas “agencias de modelo” que operan en Asunción, Formosa, Misiones, Chaco, Corrientes y Santa Fe. A su vez, estas “agencias” tienen relación con organizadores de conciertos o administradores de locales bailables, que usan artistas como “gancho” para atraerlas.

Hace algunas semanas ya se sospechaba de la relación de Sonia Beatriz Mantilla Castro con el “Operativo Sapucay”, pero las referencias eran sobre todo históricas, pero sus frecuentes viajes a un hotel en Almagro y ciertos personajes que se veían ingresar en el mismo, algo que comenzó a generar sospechas entre las autoridades.

Hace más de 10 años, Sonia Beatriz Mantilla Castro fue relacionado con Luis Raúl “Gusano” Menocchio, un mítico delincuente del “Hinterland del Narcosur” que fue acusado de asesinar al dueño de un “pub” o “local bailable”, en realidad, una especie de “bar de coperas” donde se realizaba trata de jóvenes. Los muertos fueron  Eduardo Fidel Maciel y una empleada y novia del empresario, Graciela Méndez, de 19 años.

También se relacionó a Sonia Beatriz Mantilla Castro con la abogada Natalia Szarrabaski, quién fue acusada de trata de mujeres en 2016. Sin embargo, la investigación judicial descubrió que la segunda era especialista en cobro de deuda y tenía a varias financieras de la zona no controladas por el Banco Central, que las fuerzas de seguridad sospechan que están relacionadas con el lavado de dinero.

Natalia Szarrabaski compartiría un estudio con otro colega, llamado Juan Alberto Martina, que tiene como denominación “Estudio jurídico y gestión de cobranzas”. Sin embargo, una de las tareas que tiene a su cargo el local es la toma de “personal femenino” de 20 a 28 años, supuestamente, para trabajar en entidades financieras, con secundario completo, pero sin pedir conocimientos en temas económicos o bancarios. Raro.

Todo comenzó cuando Gendarmería allanó un departamento que sería de propiedad de Natalia Szarrabaski y Francisco Tuyaré, donde fueron encontradas dos mujeres retenidas en contra de su voluntad, a las que se las obligada a ejercer la prostitución. Ambos imputados fueron detenidos, pero luego de un mes, fueron liberados por la excelente relación que demostraron tener con autoridades judiciales locales.

El cargo de Natalia Szarrabaski es “facilitación de prostitución agravada por aprovechamiento por la situación de vulnerabilidad de la víctima”, pero no se dieron a conocer los detalles de la imputación, ni las condiciones especiales que llevaron a que en menos de dos meses, la acusada quedara en libertad. Todo demasiado confuso, lo que confirma el entramado de relaciones con el poder que existen.

Un dato: Los buenos contactos con los medios hizo que Natalia Szarrabaski hicieron que la abogada publicara, hacia 2008, algunas opiniones en algún diario poderoso chaqueño, en donde se dirigía a los jóvenes y la falta de “un modelo a seguir”. ¿Sera este el mecanismo y el “relato” que encontraba para “reclutar” jóvenes? Habrá que esperar a conocer la causa en detalle.

Los contactos porteños

Las constantes disputas de vecinos de Palermo peleando con prostitutas y travestis que operaban en la calle Godoy Cruz y sus pares de Flores, enfrentando a trabajadores sexuales que operaban en la calle Yerbal, llevaron a que se regulara el ejercicio de la prostitución en vía pública en la Ciudad de Buenos Aires, dando origen a un “Informe de Conflictividad” que realizaba el Ministerio Público Fiscal porteño, que se dejó de difundir hace varios años.

Según este relevamiento, desde 2007 a 2012, los porteños elevaron 45.397 denuncias en fiscalías de la Ciudad de Buenos Aires bajo la figura contravencional de “oferta y demanda ostensible de sexo en espacios públicos no autorizados”, una cantidad que confirma la gran penetración que tuvo el tema por esos años.

En 2007 se recibieron 8.178 denuncias, en 2008 representaron 10.992, en 2009 las presentaciones resultaron 9.116, en 2010 sumaron 9.999 y en 2012 se registraron 7.112. El promedio semanal cayó de 175, o de 25 por jornada; y ésta merma estuvo relacionada con la baja de la prostitución callejera y el aumento de la prostitución en departamentos o “privados”.

Fue durante este periodo que llegan a Constitución “las dominicanas”, los travestis de Perú y estalla el número de prostitutas paraguayas y bolivianas. Es decir, ante la salida de la calle de las profesionales argentinas, es la oferta sexual de extranjeros la que crece en la vía pública o en “pubs”, dado que por ser nuevos en el país o indocumentados, no tienen posibilidad de alquilar departamentos para ejercer la prostitución. Y es acá donde comienza a aparece la distribución de droga como negocio alternativo a la oferta sexual.

En 2013, cuando era muy poco conocida, la ONG de Gustavo Vera, “La Alameda”, dio a conocer una serie de videos de 2 “puticlubs” ubicados en Almagro, más precisamente en Guardia Vieja 3721 y en Muñiz 668 (este ya en Caballito), que poco después fueron inspeccionados y clausurados por la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que concurrieron acompañados por efectivos de la División Contravenciones y Faltas de la Policía Metropolitana.

Ambos locales fueron identificados, además, como centros de distribución y venta de drogas, relacionados con la llamada “Banda de los Paraguayos”, por eso a nadie extrañó que entre las prostitutas detenidas hubiera un gran número de mujeres de Paraguay y Corrientes.

Según fuentes policiales, hacia 2011 aparecen en Almagro los primeros “privados” que se promocionaban por “tarjetas” pegadas en la vía pública promocionando oferta sexual. En realidad, esta práctica aparece a consecuencia del cierra de “locales bailables” de la comunidad peruana, en donde no sólo se vendía droga, sino también, había una fuerte presencia de prostitutas jóvenes, la mayoría, compuesta de recién llegadas a la Argentina.

La avanzada de las fuerzas de seguridad sobre los locales de la comunidad peruana de la zona fue consecuencia de la creciente actividad que tenían el Shopping Abasto, el inmenso local de la cadena de supermercados Coto, una serie de nuevas torres que se construyeron en la zona, pero sobre todo, con el “estallido” de pequeñas salas de espectáculos y teatros, creando un circuito “under” que citaba cada vez más gente a la zona en horarios nocturnos.

El “vacío” creado por la erradicación de “locales bailables” fue cubierto por los primeros restaurante de comida peruana, aprovechando la alta concentración de ciudadanos de Perú que había en los alrededores. Pero con el paso de los meses, los nuevos lugares para comer se pusieron de moda y los ciudadanos peruanos que vivían en la zona se fueron moviendo hacia Once o el Sur de la Ciudad de Buenos Aires, lo que generó un importante movimiento inmobiliario.

En medio de ese proceso, aparece un reemplazo de mujeres peruanas por paraguayas, que ejercen la prostitución. Y no son pocos los que aseguran que el primer lugar donde llegan las nuevas “reclutas” desde sus lugares de origen es un hotel ubicado en Avenida Corrientes, a unas pocas cuadras del Shopping Abasto, justo donde se la ve con frecuencia, de visita o alojada, a Sonia Beatriz Mantilla Castro.

Pero este tipo de redes suele tener poderosos “protectores” más allá de los acuerdos que cierren lo las fuerzas de seguridad. Y en mismo hotel del Abasto suele observarse la presencia de un poderoso sindicalista del gremio gastronómico nacido dentro del “Hinterland del Narcosur”, con excelentes y fluidos vínculos con la política zonal y regional, el sindicalismo y el mundo deportivo y sus barras bravas.

El sindicalista en cuestión, que tuvo su paso por el Congreso Nacional, tiene relación con varios clubes de fútbol, acceso a un casino, mantiene sospechosas relaciones con algunos de los estudios de abogados de la Ciudad de Buenos Aires, Chaco y Corrientes, lo mismo que con la política peronista. Su bajísimo perfil lo mantiene “tapado” para los medios de comunicación, aunque en ciertos círculos políticos, sindicales y de inteligencia se lo relaciona con complejos entramados delictuales.

Quizás por estos contactos de alto nivel, Sonia Beatriz Mantilla Castro nunca ha tenido problemas con la Justicia; ni antes en Corrientes, donde estuvo unida al ex Intendente de Paso de la Patria, Oscar “Chino” García, hoy en la cúpula del Partido Nuevo local; ni en Chaco, donde reside en la actualidad, ni en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde se la suele ver. Las casualidades no existen.

Sospechas de un “negocio” peor

En la Argentina, la prostitución infantil no se limita a los sectores más pobres. Chicas y adolescentes de clase media y alta, alimentan el circuito de la prostitución de lujo, según reveló la primera investigación nacional sobre la explotación sexual comercial de menores en nuestro país. Pero el peor dato del trabajo es que el “consumo” de prostitución infantil, como de pornografía infantil, está creciendo en las zonas urbanas argentinas.

El trabajo realizado por Unicef, en el que además se denuncia que industriales, políticos, funcionarios judiciales, profesionales y deportistas son parte de la clientela VIP, explica que este tipo de prácticas aberrantes se realizan o negocian en lugares prestigiosos como hoteles, locales de baile de moda y agencias de modelos.

El trabajo se hizo en base de 326 entrevistas –casi un centenar de ellas a chicos y chicas prostituidos de distintos puntos del país– y permitió determinar que la mayoría comenzó a prostituirse antes de los 15 años y que existen desde organizaciones con estructuras internacionales hasta proxenetas pequeños y explotadores familiares.

El estudio encontró que el denominador común de chicas y chicos prostituidos no es la pobreza, sino el hecho de haber sido expulsados de sus hogares y que es manifiesta la “ineficacia” de las intervenciones policial y judicial para enfrentar el problema, un eufemismo que oculta la complicidad de ambos ámbitos a un negocio tan aberrante.

El relato del los jóvenes también permiten observar que no hay límites a lo que piden los “clientes” y los proxenetas, que el silencio es la clave del negocio (y quién lo intenta romper, simplemente “no vuelve más”) y que existen canales de intermediación explícitos, como agencias para turistas o ejecutivos, saunas de lujo, clubes privados, cabarets o locales bailables de primer nivel.

Colateralmente, también la “compra” de menores de edad está en el medio. Es conocido que las adolescentes embarazadas reciben ofertas de compra de sus futuros hijos, mientras que en provincias como Misiones, es el propio Poder Judicial quién facilita el cambio de familia de un chico o chica, bajo la figura de “adopción”. Y no sólo son argentinos, en muchos casos, se han detectados recién nacidos de Brasil y Paraguay que se ofrecen en esa provincia, aunque con identidades falsas.

Por lo general, los narcos se alejan de la prostitución infantil o de la compra-venta de menores, por lo cual, los investigadores analizan si hay relación de los detenidos por la “Operación Sapucay” y los relacionados con la trata de mujeres con ambos negocios. Justo esos pasos postergan cualquier decisión, dado lo complejo que es poder demostrar estas conexiones delictuales y más aún llevarlas a Tribunales.

Sin embargo, queda claro que esta derivación de la “Operación Sapucay” confirma que el “Hinterland del Narcosur” tiene conexiones delictivas complejas. La droga es sólo el comienzo de una situación delictual que tiene, a su alrededor, una constelación de actividades delictivas muy graves y con connotaciones políticas, sociales, gremiales y empresariales que recién ahora comienzan a develarse.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s